Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

“… con todo respeto, que ya no se cultive tanto chayote”.

La frase del fin de la mañanera de ayer en Cancún, reflejó claramente el estado de ánimo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que un par de reporteros lo zarandearon fuerte. Llegaron incluso a acusarlo de verter cifras alegres y adoptar un optimismo que ofende a los ciudadanos afectados por problemas graves como la ola de homicidios y la invasión del sargazo, la miseria y la falta de respuestas y soluciones que él prometió dar durante su campaña electoral.

Todos en el medio periodístico sabemos qué quiso decir al despedirse con esa frase del chayote.

AMLO no sólo no respondió a los cuestionamientos de los reporteros que lo incomodaron, sino que ofendió a todos los de Quintana Roo al calificarlos indirectamente de corruptos.

Y es que, en estos 6 meses iniciales de su Gobierno, AMLO ha vivido varios momentos incómodos frente a la prensa y ante ciudadanos.

El 28 de marzo, en Mexicali reporteros y madres de familia lo increpan por el tema del Recorte a las estancias Infantiles. El 12 de abril, el periodista de Univisión Jorge Ramos lo hace trastabillar y contradecirse con sus cifras de Inseguridad y pocos días después, el 22 de ese mes, en Veracruz, enfrenta fuertes reclamos por su tardanza en reaccionar ante la masacre de Minatitlán.

El 8 de mayo enfrenta fuertes cuestionamientos de reporteros en su mañanera de Pachuca, por el congelamiento de cuentas de la Universidad de Hidalgo y el 28 de ese mes. En Palacio Nacional el periodista Ricardo Rocha, Director del Canal 21 de la CDMX, le reclama duramente por la filtración desde su gobierno de una lista de reporteros chayoteros acusación vertida incluso por el propio presidente con base en datos de convenios de publicidad en el sexenio anterior.

López Obrador ha tenido otras confrontaciones con periodistas de varios estados, como la de ayer en Cancún, donde una reportera le dijo:

“Su optimismo, presidente, faltar a la regla de lo que se está viviendo en Quintana Roo”.

La reportera reaccionaba así ante el señalamiento de López Obrador quien aseguró que el problema de la invasión de sargazo en las playas quintanarroenses era algo menor, sin mayores consecuencias para el turismo, cuando los hoteleros todos hablan de grandes pérdidas y una riesgosa caída de la afluencia de  turistas para la economía local.

Asimismo el presidente presumió una importante disminución en los homicidios y la inseguridad estatal, especialmente en la zona turística de Cancún y Playa del Carmen.  

“… la industria hotelera está sufriendo grandemente por el tema del sargazo… ese exceso de optimismo, presidente, es porque su Cisen, o quienes le están informando, le están informando mal.

“Los reporteros de aquí, que cubrimos la nota roja, tenemos más de dos, a veces los ejecutados son tres o cuatro, con siete heridos. Es una situación lamentable.

“El feminicidio está a todo lo que da… van tres reporteros asesinados, hay dos reporteros que están huyendo; es una situación lacerante.

“La industria restaurantera está realmente castigada, se está reduciendo la vida nocturna en la zona norte de Quintana Roo.

“Hay una situación realmente grave y muchos responsabilizan aquí a su gobierno, desde que usted asumió el poder, de todo lo que está pasando.

“Y no vemos, presidente, lo lamento mucho, la causa de que usted esté manejando tanto optimismo, cuando nosotros hoy estamos en una situación realmente de emergencia… hay una miseria, cada vez más narcotráfico, cada vez más armas circulando, cada vez más miseria en Quintana Roo… eso no puede ser posible.

“Además, una lacerante corrupción…

“Tenemos el problema de Yum Balán, tenemos la contaminación de la laguna Nichupté, tenemos muchos problemas; y usted, que es el presidente, es el principal responsable, en quien que se depositó la confianza por parte de los mexicanos, y muchos quintanarroenses esperamos más, no esperamos cifras alegres, no esperamos que nos venga a decir lo que no es, lo que no corresponde a una realidad.

“Dígale a su Cisen, dígales a sus autoridades, a sus funcionarios, que le hablen con la verdad… espero, que usted hable con mayor sinceridad con base a cifras reales, no maquilladas, no cifras engañosas que no corresponden en lo absoluto a una realidad que a todos en Quintana Roo nos afecta”, concluyó.

Agregaría que “yo no soy su adversaria… son más de 200 ejecutados este año entre Playa y Cancún, presidente”.

En lugar de responder AMLO le dijo que él no miente, que es honesto y si ella tenía una visión distinta de lo que pasa en Quintana Roo, pues que lo sentía pero que él iba a defender siempre sus puntos de vista, “además, estoy acostumbrado a polemizar y a defender mis posturas”, como si una conferencia de prensa fuese un debate y no un evento para explicar hechos.

E insistió en que lo del sargazo “no es un problema mayor; si ustedes lo consideran así, discrepamos”. Es decir… o te aclimatas, o te jodes. Y si no aceptas lo que te dice, porque él te lo dice, pues entonces eres un simple periodista chayotero.

POS A MENOS QUE SALGA DEL CLOSET

Mientras eso no ocurra, afirman dentro de la bancada de Morena en el Senado, Martí Batres no la tiene fácil para conseguir su reelección en la presidencia del Senado.

Y es que el tema de la paridad de género es quizá uno de sus más serios y profundos de sus oponentes.

La dura oposición interna para evitar su permanencia llega desde las coordinaciones de las fracciones parlamentarias cuya mayoría no aprueba su desempeño.

El receptor de todas las inconformidades es Ricardo Monreal, líder de la bancada mayoritaria de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política quien no puede más que comprometerse con la equidad de género en la Presidencia de la Mesa Directiva.

Y es que una vez cumplido su período de un año en la presidencia del Senado, Batres deberá darle paso a una senadora y quizá de la oposición, como es la tradición.

Dante Delgado, ha señalado a Batres de ser parcial en el manejo de los trabajos del órgano rector.

Pese a todas las muestras en su contra, Batres insiste en aferrarse a la Presidencia del Senado.

Hoy no cuenta con el apoyo de Yeidckol Polevnsky, quien a su vez está a punto de quedar fuera de la dirigencia nacional de Morena.

En este contexto Monreal busca un consenso en favor de una presidencia fuerte y experimentada para el segundo año de los 6 de esta legislatura.

Hace un año Monreal logró que Cristóbal Arias declinara a sus aspiraciones en favor de Batres.

Y hoy el consenso va por reemplazar a Batres, quien en su euforia por una reelección muy dudosa se le ocurrió hacer una consulta entre la bancada de Morena, para encontrar que de los 59 senadores de este partido sólo tiene el apoyo de no más de 12 o 14.

Triste caso. ¿Y saben ustedes que es lo peor? Que no sólo ya no tendrá la parafernalia que rodea al cargo, sino que no tiene ningún otro puesto. Va a pasar a ser un simple senador del montón. ¡¡¡Gulp!!!

 

….rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa