Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

“Ya pronto, en unos días, no tendré fuero… si están convencidos de que debo ir a la cárcel, ¡ACTÚEN!”

Y agregó:

“Tengo las manos limpias y la conciencia tranquila”.

El retó de Rosario Robles fue para los diputados de Morena, PAN, PRD y PT que subían y subía a tribuna, o le gritaban desde sus curules, para acusarla de corrupta y cínica, de que ha desviado miles de millones de pesos a su paso como titular de Sedesol y Sedatu.

La comparecencia de la exdirigente del PRD,sustituta de Cuauhtémoc Cárdenas en la Jefatura de Gobierno del entonces D. F., había sido requerida durante meses, desde la legislatura anterior, para que respondiera sobre la llamada “Estafa Maestra”, llamada así por el encabezado de un diario digital que supuestamente le documentó el desvío de 6 mil millones de pesos en las dos secretarías.

Un trabajo periodístico apoyado a su vez en varias auditorías y trabajos de investigación de la Auditoría Superior de la Federación donde hay testimonios de que a lo largo de 3 años, durante su gestión en Sedesol y Sedatu Mauricio Razo Sánchez, su encargado de finanzas, fue requerido en 171 ocasiones por la ASF.

Desde 2013 y luego en 2014 y 2015 se le informó de una constante serie de anomalías en el manejo de presupuestos como la contratación con empresas sin capacidad evidente de poder cumplir con lo requerido o con terceros privados,

Desde agosto de 2015, luego de ser designada titular de Sedatu por el Presidente Enrique Peña Nieto la ASF le siguió acumulando expedientes.

Y así, entre 2013 y 2016 le detectaron desvíos por 11 mil 225 según reportó en su momento la ASF.

Ya en Sedatu la cuenta creció hasta llegar a lo que se calificó como “La Cuenta Maestra”.

Ayer, evidentemente irritada, Rosario Robles les dijo una y otra vez que todo eso eran fantasías periodísticas y de la oposición, que se han presentado decenas de demandas ante la PGR la cual no ha podido documentarle nada.

Y como a partir del 1 de diciembre próximo dejará de ser titular de Sedatu, y por lo tanto de tener fuero, pues los invitaba a, que, si están seguros de que ella cometió algún delito, interpongan denuncias ahora en la PGR bajo el control de Andrés Manuel López Obrador.

Los únicos que la defendieron fueron los 47 diputados del PRI y los 11 del PVEM.

Unos, los del PAN, la acusaron no sólo de corrupción sino de ser además protegida de Andrés Manuel López Obrador, porque hace unas semanas el presidente electo afirmó que las denuncias y señalamientos contra Rosario Robles eran puro circo y que ella era un chivo expiatorio.

Quienes los conocen afirman que hoy López Obrador le paga así cuentas pendientes como cuando Rosario le consiguió un acta que lo habilitaba como habitante de la capital de la República para así poder competir por el PRD a la Jefatura de Gobierno del DF.

Los de Morena, PRD y PT afirmaban a su vez que Robles es protegida de Enrique Peña Nieto, todo porque en un evento el Presidente saliente le dijo “no te preocupes Rosario” respecto a los señalamientos que se le hacían desde entonces por el supuesto desvío de recursos.

A lo largo de las 4 horas y media que duró su comparencia ayer en en el Pleno de San Lázaro hubo dos conatos de bronca.

Uno, el más álgido, fue escenificado por el aguerrido diputado del PT Gerardo Fernández Noroña quien apenas iniciada la sesión exigió suspender la comparecencia porque desde su perspectiva Rosario Robles sólo estaba diciendo mentiras.

Del sector femenil de la fracción del PRI surgió un sonoro grito de “¡PAYASO!”, que provocó la risa del resto del Pleno.

Fernández Noroña, de mecha corta, se dirigió a zancadas y con los puños apretados hacia el sitio de dónde había surgido el grito.

Fue entonces que lo interceptaron el coordinador de los tricolores, René Juárez Luis Miranda, a quien conocen como “el compadre de Peña Nieto” por ser de sus amigos más cercanos, “con quien se empe..” el Presidente.

Juárez habló con Noroña mientras le bajaba el brazo a Miranda que se quería enfrentar a golpes con el petista.

El show, perdón, la comparecencia terminó sobre las 15:30 horas sin mayores complicaciones que unos cuantos gritos y dimes y diretes entre Robles y algunas diputadas y diputados de quienes fue compañera de luchas y de partido en el PRD.

Seguro que después de todo eso, Rosario Robles tuvo que tomarse unas 10 tazas de té de tila.

Y EN EL SENADO

En un tono distinto, la comparecencia del secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida ante el Pleno del Senado se cumplió con apenas unos cuantos reclamos.

Como cuando ya entrada la sesión se le demandó decir por qué no se había cumplido con el reclamo de extraditar al exgobernador de Chihuahua César Duarte.

Fue entonces que Navarrete vertió un balde de agua fría no sólo sobre el gobernador de aquel estado, el panista Javier Corral, sino sobre la población entera de México.

No se le ha deportado, dijo, porque los cargos imputados a César Duarte no proceden para llenar los requisitos de una extradición.

El pleno presidido por Martí Batres se revolvió en sus escaños.

Los delitos presentados contra el exgobernador de Chihuahua, agregó, no son graves y en caso de captura enfrentaría un proceso penal en libertad, agregó.

Es por eso, que a pesar de que hay 15 demandas de extradición, que no se ha concretado la extradición…

“Porque los delitos que le imputa el gobierno de Chihuahua no son graves; lo que procede es que el Departamento de Estado de Estados Unidos lo procese”, indicó.

Por lo demás, Navarrete Prida pidió a los senadores ser objetivos y reconocer que en el gobierno de Enrique Peña Nieto México ha avanzado y deja un país “con gobernabilidad democrática, con instituciones fuertes, con una imagen internacional sólida, con finanzas sanas y una economía estable”.

Consideró que a pesar de todo lo hecho “los retos todavía son muchos y muy importantes”, en materia de seguridad qu persiste como el tema a resolver.

“Pero no obstante, este gobierno no deja crisis ni política, ni económica, ni social”, concluyó.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa