CIUDAD DE MÉXICO, 01 de julio, (DE VAGOS / CÍRCULO DIGITAL).- La directora escénica, coreógrafa, docente, investigadora y gestora Alicia Sánchez reflexionó en torno a la situación de los jóvenes que se encierran en sus casas o en espacios virtuales y se deslindan de tomar decisiones sobre el curso de su vida, para materializar un proyecto dirigido al público infantil: SAGA, que tendrá sus últimas funciones los sábados 3 y 10, y los domingos 4 y 11 de junio a las 13:00 en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque.

 

SAGA, espectáculo llevado a escena por ASYC/El Teatro de Movimiento, cuenta la historia de un robot humanoide que ayuda a un niño de siete años de edad a salir del sitio al que lo han llevado los videojuegos. Todo se desarrolla en una habitación, donde la realidad emerge al ser abordado un tema actual.

 

Sánchez fue considerada por la revista Artes de México una de los cien artistas mexicanos más importantes del siglo XX. En entrevista, refiere que la razón que motivó este montaje fue la problemática social de jóvenes que se autorrecluyen, la cual va en aumento. Con SAGA desea mostrar que esta situación es más común de lo que se piensa y plantear una posible solución ante una situación límite.

 

La coreógrafa también menciona que el público podrá conocer mejor circunstancias como el autoencierro, el miedo a crecer, la falta de identidad social y de superación de un conflicto, y el temor a no complacer a los padres.

 

Sánchez y su compañía consideran a SAGA una pieza simbólica, ya que deriva de las investigaciones que han realizado y las cuales se cruzan con la ciencia y la tecnología, además de la interdisciplinaridad por la que el grupo apuesta. La obra es resultado del proyecto de investigación HRI (Human Robot Interaction), en el que participaron ASYC/El Teatro en Movimiento, el posgrado de diseño industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México y Bioscénica.

 

ASYC/El Teatro en Movimiento fue fundada en 1991 bajo la dirección de Sánchez. Desde entonces, ha desarrollado su propio lenguaje artístico por medio del movimiento e incorporando la teatralidad a otras disciplinas artísticas, la ciencia y la tecnología. Su estilo vanguardista la ha llevado a representar a México en festivales internacionales de Atlanta, Houston, Nueva York, Montreal, Medellín, Pekín y Praga, entre otras ciudades.